lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Porqué un SEGURO MÉDICO?

 
 
 
 
¿PORQUÉ UN SEGURO MÉDICO?
 
Un seguro médico privado te garantiza una asistencia médica, hospitalaria y quirúrgica sin listas de espera.
Disponer con rapidez y agilidad de servicios médicos y hospitalarios es hoy en día el principal motivo para la contratación de los seguros médicos privados, al menos para aquellas personas que valoran el cuidado de su salud y la de su familia como una garantía de tranquilidad.
En los últimos años las compañías y mutuas aseguradoras han ido ampliando su oferta de seguros de salud para hacerlos más accesibles a las familias principalmente y también a segmentos más jóvenes de la población.
Si quieres contratar un seguro médico privado te puede ser de gran ayuda seguir  estos pasos antes de contratarlo:
1. Elegir el tipo de seguro  de salud según tus necesidades
La primera reflexión debe ser sobre el tipo de seguro que más te conviene, recuerda que básicamente hay dos: el seguro de cuadro médico (con o sin copago) o  el de reembolso de gastos médicos.
La principal diferencia es que el cuadro médico nos presenta una guía en la que encontraremos a los profesionales y a los médicos especialistas de los que podremos disfrutar de sus servicios, y en el caso del seguro de reembolso los asegurados tendrán una total libertad de elección de médicos y clínicas puesto que la compañía se encargará de realizar un reembolso de los gastos de dichos servicios.
Con copago o sin copago
Dentro del seguro de cuadro médico se dan dos modalidades: con copago o sin copago. Si contratas un seguro médico que está sujeto a copagos tendrás que pagar un importe adicional cada vez que utilices un determinado servicio, cada aseguradora tiene un precio diferente por la utilización de sus servicios. Sin embargo, si decides contratar un seguro médico sin copagos no tendrás que pagar ningún precio extra a la hora de disfrutar de los servicios médico sanitarios que ofrece la compañía. Por tanto también habrá que valorar hasta qué punto nos interesan o no los copagos en función de la utilización de los servicios que vayamos a necesitar con mayor frecuencia
2. Informarte sobre los periodos de carencia
Son periodos de cotización previa y necesaria para  poder disfrutar de unos determinados servicios. Normalmente si los asegurados ya disponían de un seguro médico con otra compañía, estos periodos de carencia son eliminados o revisados.
3. Conocer si se incluyen servicios complementarios
Algunas aseguradoras incorporan en su seguro médico unos servicios específicos que complementan a los servicios médicos que se incorporan en la póliza. Estos servicios suelen estar relacionados con la salud, el bienestar y el estilo de vida de las personas y puedes hacer uso de ellos en unas condiciones económicas muy favorecedoras por tener ese seguro médico. En ocasiones, hay personas que los toman como un valor añadido,  y les ayudan a decidirse por una aseguradora que lo ofrezca frente a otra que no.
4. Comparar presupuestos
A la hora de comparar diferentes presupuestos  para tu seguro médico es importante saber que la cuota del seguro de reembolso de gastos  es superior a la de el seguro de cuadro médico. Y que la cuota de las pólizas con copago suele ser inferior a las pólizas sin copago, aunque en la práctica los seguros sin copago suelen resultar más económicos que los que incluyen un copago.
 
 
Para más información contacte con nosotros.
 
 
 
Josep Blanch palou
669.306.096

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada